Banner

Los test de intolerancia alimentaria para detectar patologías asociadas, desaconsejados

 

 

Intolerancia a la lactosaCada vez es más frecuente toparnos con sugerentes anuncios de test y pruebas para detectar intolerancias alimentarias, o incluso patologías asociadas a ellas, basados en un simple análisis de sangre. Cuidado con estos test, ya que ni tienen fiabilidad alguna ni existe evidencia científica que sustente su eficacia, nos advierten los especialistas de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD).

Primero de todo, conviene dejar claro la diferencia existente entre intolerancia alimentaria e intolerancia a azúcares, como por ejemplo la lactosa, ya que no es lo mismo, y los métodos de diagnóstico son también muy diferentes.

¿Qué es una intolerancia alimentaria?

De forma genérica, una intolerancia alimentaria se produce cuando nuestro organismo no puede asimilar correctamente un alimento o uno de sus componentes. En las reacciones que se producen, no interviene nuestro sistema inmunológico. Entre sus síntomas, nos encontramos con náuseas, diarrea y dolor abdominal.

¿Y qué es una intolerancia a azúcares?

La intolerancia a azúcares, como la lactosa, es una intolerancia alimentaria específica y una de las más comunes. La lactosa es el azúcar que se encuentra en la leche. Normalmente, la enzima lactasa, que está presente en nuestro intestino delgado, descompone la lactasa en azúcares más simples (glucosa y galactosa), para que puedan ser absorbidos por el torrente sanguíneo. Cuando la actividad de la enzima es demasiado baja, la lactosa no se puede digerir, y pasa al intestino grueso, donde es fermentada por las bacterias de la flora intestinal. Esto puede provocar síntomas como flatulencia, dolor y diarrea.

¿Los métodos de diagnóstico son diferentes?

Así es. Los test de intolerancias alimentarias no se usan para diagnosticar lo mismo que los test de intolerancia a azúcares. Los primeros están desaconsejados por los médicos y nada tienen que ver con las pruebas estándar para detectar si eres intolerante o no a un  componente, por ejemplo a la lactosa, como son los test de aliento.

La preocupación de los médicos ante la proliferación en el mercado de estos test genéricos de intolerancia alimentaria es tal que el tema ocupó uno de los simposios del último Congreso de la SEPD celebrado en junio en Sevilla durante la Semana de las Enfermedades Digestivas.

 Y es que estos test de intolerancia alimentaria se están llegando a usar para detectar y tratar desde la migraña o los trastornos por déficit de atención hasta la fibromialgia, patologías de alto impacto en la salud y calidad de vida de un paciente.

¿Por qué los expertos desaconsejan el uso de estos test?

Los médicos son muy claros, al respecto. Los test que están apareciendo en los últimos años, que se publicitan como de intolerancia, son capaces de detectar el rastro de más de 150 alimentos, basándose en pruebas de citotoxicidad alimentaria a través de un análisis de sangre. Estos análisis determinan, por ejemplo, cómo reaccionan tus anticuerpos ante determinadas sustancias o proteínas presentes en los alimentos. Ahora bien, no detectan la intolerancia.

“La presencia de este tipo de anticuerpos IgG en la sangre prueba la existencia de contacto con un determinado alimento, pero no su intolerancia. Para ello son necesarias otras pruebas”, señala el doctor Ángel Álvarez Sánchez, especialista del Aparato Digestivo de la Unidad de Trastornos Funcionales del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y miembro de la SEPD.

Diagnóstico con base científica

Por tanto, los resultados derivados de estos test pueden dar lugar a la recomendación de dietas ineficaces y retrasar el diagnóstico y el tratamiento adecuado de enfermedades. Así, los especialistas de la SEPD desaconsejan su uso en la evaluación de las intolerancias y, sobre todo, en tratamientos de enfermedades presuntamente asociadas a la alimentación.

Al tiempo, los especialistas te advierten de que un diagnóstico lo más fiable y preciso posible es fundamental. En un post anterior, ya os hemos hablamos sobre ello. Así que si sospechas que puedes padecer una intolerancia, solicita a tu médico de cabecera que tu diagnóstico sea lo más preciso y fiable posible y, sobre todo, con la base científica que sí garantizan pruebas como los test de alient

You have no rights to post comments

Consenso Internacional