Banner

Tratamientos en intolerancia a la lactosa (II): los probióticos

Como avanzamos en la entrada anterior, seguimos explorando los diferentes tratamientos existentes cuando el médico nos ha diagnosticado intolerancia a la lactosa. Hemos hablado ya de la reducción de la ingesta de lactosa en nuestra dieta y del uso de suplementos orales con lactasa. Por lo tanto, en este post vamos a analizar una tercera estrategia que son los probióticos.

Los probióticos son microorganismos vivos que alteran nuestra flora intestinal y, administrados a una cantidad adecuada, son beneficiosos para nuestra salud. El uso de probióticos en el caso de la intolerancia a la lactosa, principalmente el yogur, podría mejorar los síntomas, pero no la malabsorción.

Los estudios disponibles tienen importantes limitaciones y no permiten recomendar los probióticos de una manera concluyente. En el estudio de Almedia y colaboradores, el consumo de yogur con Lactobacillus casei Shirota y Bifidobacterium breve Yacult por pacientes con intolerancia a la lactosa reduce significativamente la producción de hidrógeno y mejora la clínica tras cuatro semanas de tratamiento, manteniéndose dicho efecto durante tres meses tras el cese de la intervención.

 

Sin embargo, en otro estudio, el uso de la combinación de ocho probióticos, VSL#3, no logra mejorar el test de aliento tras una carga oral de lactosa de 50 gramos ni logra mejorar la clínica tras 17 días de tratamiento.

La razón de la disparidad de estos resultados se desconoce, pero es muy probable que se relacione con el tipo de bacterias administradas, la duración del tratamiento y la forma de administración del probiótico.

La lactosa del yogur la digerimos de una forma más eficiente que la lactosa procedente de otros productos lácteos, ya que las bacterias contenidas en este producto lácteo mejoran la digestión de la lactosa. La lactasa bacteriana resiste la acidez gástrica al estar físicamente protegida por la pared celular y por el propio efecto buffer del yogur.

Por lo tanto, la autodigestión de la lactosa del yogur puede prevenir los síntomas en pacientes con intolerancia a la lactosa. Los yogures comercializados son bien tolerados por los pacientes con malabsorción a la lactosa ya que contienen Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus en cantidad suficiente (108 bacterias/mL) y funcionan como un verdadero suplemento enzimático de lactasa.

 

You have no rights to post comments

Consenso Internacional