Banner

¡Cuida tu páncreas! … y conoce más sobre la insuficiencia pancreática exocrina

¡Cuida tu páncreas! Es el lema de la campaña de concienciación que desde Isomed Pharma ponemos en marcha a través de nuestras redes sociales. Y es que los problemas en este órgano, localizado detrás del estómago, pueden acarrear muchas patologías, entre ellas, pancreatitis, cáncer de páncreas o fibrosis quística, además de jugar un papel fundamental en el desarrollo de la diabetes.

Para entender mejor el funcionamiento del páncreas, lo primero que debes saber es que se trata de un órgano mixto, por un lado, tiene una función exocrina, al segregar enzimas que ayudan en la digestión, y por otro lado, una función endocrina, al producir hormonas como la insulina. Una producción insuficiente de insulina en respuesta a las comidas tiene, por ejemplo, como consecuencia la diabetes tipo 1.

En este post, nos vamos a centrar en el páncreas exocrino, que afecta a la digestión, y en la incapacidad de éste para realizar una función digestiva normal. Si esto ocurre, padeceremos una insuficiencia pancreática exocrina (IPE).

¿Qué es la insuficiencia pancreática exocrina (IPE)?

Es la incapacidad del páncreas exocrino para realizar una función digestiva normal. Habitualmente, la insuficiencia pancreática exocrina es consecuencia de una reducción grave de la secreción pancreática. Siempre se asocia a una mala digestión, que conlleva una malnutrición.

¿Y cuál son las causas?

Puede ser consecuencia de una enfermedad del páncreas, o puede estar provocada por causas ajenas al páncreas. Veamos cuáles son las causas más importantes en la práctica clínica:

-          Pancreatitis aguda.  

La pancreatitis aguda es una inflamación aguda del páncreas que puede variar de leve a potencialmente mortal. Por lo general se asocia con necrosis del páncreas y el tejido que le rodea, y también puede comprometer otros sistemas del cuerpo, dando lugar a complicaciones sistémicas.

La posibilidad de desarrollar una IPE tras sufrir una pancreatitis aguda depende fundamentalmente del grado generado de necrosis pancreática, en especial cuando ésta afecta a la cabeza del páncreas.También está demostrada la relación entre la pancreatitis de origen alcohólico y el desarrollo de IPE.

-          Pancreatitis crónica.

La pancreatitis crónica es una inflamación progresiva del páncreas, que da lugar a su destrucción, provocando la pérdida de sus funciones principales: alteración de la digestión de los alimentos (maldigestión) y aumento de los niveles de azúcar en sangre (diabetes mellitus).

Es la causa más frecuente de IPE. El 100% de los pacientes sufrirán una IPE en algún momento de la enfermedad. El problema es que se trata de una enfermedad claramente infradiagnosticada.

-          Fibrosis quística.

Se trata de una enfermedad hereditaria provocada por un funcionamiento deficiente de las glándulas exocrinas y que se caracteriza por presentar signos de enfermedad pulmonar crónica y disfunción del páncreas.

Existe una relación directa entre el riesgo de IPE, el tipo y la gravedad de las mutaciones asociadas a la proteína CFTR. Así, el 95% de los pacientes diagnosticados de una fibrosis quística en la infancia presentan IPE, en comparación con sólo un 16% en aquellos diagnosticados en la edad adulta, que son los que habitualmente presentan mutaciones más leves.

-          Diabetes mellitus.

La diabetes mellitus es una enfermedad que se produce cuando el páncreas no puede fabricar insulina suficiente o cuando ésta no logra actuar en el organismo porque las células no responden a su estímulo.

La relación entre la diabetes mellitus y la IPE es controvertida. La duración de la enfermedad, altos requerimientos de insulina, un pobre control glucémico y, en definitiva, una enfermedad más avanzada se relacionan con el desarrollo de IPE.

-          Cáncer de páncreas.

La obstrucción tumoral del conducto pancreático genera una IPE. La mala digestión afecta negativamente a la calidad de vida del paciente, es un factor independiente de mal pronóstico en pacientes con enfermedad avanzada y retrasa la recuperación tras la cirugía resectiva e incluso puede obligar a interrumpir el tratamiento pancreático.

Por último, destacar que la IPE también puede asociarse a cirugía pancreática o gastrectomía parcial o total, debido a las alteraciones de la digestión generadas por las modificaciones anatómicas; a la enfermedad celíaca o a enfermedades renales crónicas avanzadas

Como veis, hay muchas enfermedades relacionadas con la insuficiente pancreática exocrina que hemos querido resumir de forma breve y sencilla en este post. Esperamos que os haya sido útil. En próximas entradas, hablaremos sobre los síntomas asociados a una IPE, el diagnostico y el tratamiento.

You have no rights to post comments

Consenso Internacional