Banner

¿Sospechas de intolerancia a la lactosa? Test de aliento, sencillos y no invasivos para un buen diagnóstico

Hemos hablado ya en este blog de la incidencia de la intolerancia a la lactosa, un trastorno que afecta a más del 30 por ciento de la población, y, sobre todo, de la necesidad de un realizar un buen diagnóstico por parte de un médico para no confundir la intolerancia a la lactosa con otras patologías gastrointestinales con síntomas semejantes como diarrea, meteorismo (gases), dolor abdominal, defecación explosiva, enrojecimiento perianal y náuseas. Estos síntomas aparecen unos 45 minutos tras la ingesta de lactosa, alcanzando su intensidad máxima entre las 4-8 horas, pudiendo llegar hasta 12 horas.

Es por ello que nuestro Key Account Manager, Javier Arlanzon, en una entrevista publicada en la web de la clínica InterKlinic, La Cala (www.interklinic.com/es), explica que una de las pruebas para diagnosticar la intolerancia a la lactosa sería la biopsia intestinal, pero es una prueba muy agresiva y difícil de realizar que sólo aporta información parcial del intestino, por lo que no está disponible en la mayoría de centros médicos.

La otra prueba que se realiza es el test de aliento espirado de hidrógeno y metano, que nos proporciona una amplia información de lo que está sucediendo en nuestro aparato digestivo.

¿En qué consiste la prueba de hidrógeno y metano?

Es una prueba diagnóstica que aprovecha las reacciones metabólicas que acontecen en nuestro organismo para determinar, en este caso, si hay mal absorción de lactosa. Este resultado, junto con la anamnesis del paciente, determina si  existe intolerancia  a la lactosa.

En primer lugar, se te administraría lactosa. El hidrógeno y el metano se producirían en nuestro aparato digestivo sólo cuando la lactosa es fermentada por bacterias. La detección de dichos gases en el aire espirado es una evidencia de que ese azúcar ha sido expuesto a la fermentación bacteriana.

La peculiaridad de esta prueba es que, habitualmente, los carbohidratos como la lactosa son digeridos en el intestino delgado. Si no es el caso, recorren todo el sistema digestivo hasta llegar en fragmentos al colon, zona con significativa colonización bacteriana, y allí son fermentados por dichas bacterias, emitiéndose valores aumentados de hidrógeno y/o metano.

¿Cómo me preparo para realizar un test de aliento?

De forma muy sencilla. No debes realizar grandes cambios en tu rutina. Simplemente deberás estar en ayunas al menos las 12 horas previas a la prueba, y haber llevado una dieta pobre en fibra durante el día anterior a la misma.

Asimismo, se recomienda una buena higiene bucal y enjuagues bucales con clorhexidina antes de la realización de la prueba para evitar valores de H2 y CH4 altos debido a la flora bacteriana de la boca.

¿Es una prueba segura?

Sí. Es una técnica no invasiva. Este tipo de pruebas no invasivas resultan ser muy seguras.  Cuando un médico se las prescribe a un paciente es porque se ha descartado cualquier posible complicación.

 

You have no rights to post comments

Consenso Internacional