Un fármaco es capaz de detener la progresión del cáncer de páncreas

Una nueva diana para eliminar el cáncer de páncreas, uno de los más mortales que existen, podría cambiar en parte la tratamiento de este tipo de tumor. Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.), en el que se identifica una nueva diana terapéutica que podría detener el crecimiento de este tipo de tumor, que cada año afecta en España a más de 4.000 nuevos personas, informa ABC.es.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Nature», describe el papel crucial que juega el gen ‘Musahsi’ –o gen ‘Msi’– en la proliferación de las células tumorales y en la resistencia del tumor a los actuales fármacos quimioterápicos, lo que le convierte en una diana para los futuros tratamientos frente a este tipo de cáncer.

El cáncer de páncreas, es un tipo de tumor que, si bien décimo en frecuencia, constituye la cuarta causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica. Y es que el cáncer de páncreas presenta la menor tasa de supervivencia –de solo un 6% a los cinco años del diagnóstico– asociada a cualquier tumor. Una situación que se explica fundamentalmente por las limitadas opciones terapéuticas disponibles para tratar la enfermedad. Más aún en el caso del adenocarcinoma ductal de páncreas, el tumor que se desarrolla en los conductos glandulares del páncreas y que se corresponde con la forma más común y mortal de este tipo de cáncer.

Gen ‘Musashi’

Para llevar a cabo el estudio, los autores diseñaron un nuevo modelo animal –ratones– de cáncer de páncreas al que sometieron a distintas pruebas de imagen para analizar, por primera vez en un organismo vivo, la evolución de las señales moleculares de las células madre tumorales durante la progresión de la enfermedad.

Los resultados mostraron que el gen ‘Msi’ juega un papel fundamental en la progresión del cáncer de páncreas. Más concretamente, el estudio muestra que la expresión del gen ‘Msi’ se incrementa de manera sustancial según progresa la enfermedad y que las células que expresan este gen se encargan de orquestar el crecimiento del tumor.

Es más; las células en las que el gen se encuentra sobreexpresado también son responsables de la resistencia del tumor a los fármacos quimioterápicos actuales y, por ende, de la elevada mortalidad asociada con este tipo de cáncer.

En definitiva, parece que este gen es el principal responsable de la progresión del tumor. Tal es así que los investigadores ya se han puesto en contacto con una compañía farmacéutica para el desarrollo de un inhibidor –o más exactamente, de un ‘inhibidor oligonucleótico antisentido’ de nueva generación– capaz de bloquear la expresión del gen ‘Msi’. De hecho, los distintos inhibidores que, por el momento meros candidatos a convertirse en fármaco, han sido evaluados por los propios autores no solo en modelos animales, sino también en cultivos de células tumorales humanas –y que por tanto portan mutaciones complejas y muestran el mismo tipo de resistencias farmacológicas observables en la práctica clínica–, ya han demostrado su efectividad a la hora bloquear las células que expresan el gen y, en consecuencia, de detener la progresión del tumor.

Y estos ‘inhibidores antisentido’, ¿qué son? Pues básicamente, son ácidos nucleicos artificiales con capacidad para unirse de forma selectiva al ARN de un gen específico, con lo que interrumpen su expresión –o lo que es lo mismo, ‘inactivan’ el gen.

Detener la progresión tumoral

Como explica Tannishtha Reya, directora de la investigación, «el tratamiento específico sobre el gen ‘Msi’ en los tumores primarios resultó en una inhibición de las células madre tumorales y de otras células cancerígenas, lo que dio lugar a una total interrupción de la progresión del tumor y a una mejora de la supervivencia. Así, nuestros resultados sugieren que los antagonistas de ‘Msi’ podrían representar una nueva estrategia para superar la resistencia a la quimioterapia».

Es más, el nuevo método descrito en el estudio también servirá para mejorar el conocimiento sobre el cáncer de páncreas y para evaluar la eficacia de los tratamientos.

Como concluye Reya, «la actividad de ‘Msi’ puede ser observada a través de las pruebas de imagen en organismos vivos, por lo que el modelo puedo utilizarse para analizar la evolución de las células madre tumorales dentro del microentorno tumoral, ofreciendo así una imagen en tiempo real de la progresión del cáncer y la metástasis y proporcionando una nueva plataforma para evaluar nuevos fármacos que podrían tener una mejor capacidad para erradicar las células resistentes».